La pobreza extrema no tiene piedad con millones de niños

La pobreza extrema afecta severamente a más de 330 millones de niños en todo el mundo y se estima que se han perdido tres años debido al impacto de la COVID-19.

Por Sandra Madiedo Ruiz

Un nuevo análisis de UNICEF y el Banco Mundial ha revelado una realidad alarmante: 333 millones de niños y niñas, aproximadamente 1 de cada 6, viven en la pobreza extrema con menos de 2,15 dólares al día en todo el mundo.

Este informe, titulado “Global Trends in Child Monetary Poverty According to International Poverty Lines”, examina por primera vez las tendencias de la pobreza infantil extrema y señala un estancamiento preocupante en la reducción debido a la pandemia de la COVID-19.

Entre 2013 y 2022, el número de niños y niñas que viven con menos de 2,15 dólares al día disminuyó de 383 millones a 333 millones, una reducción del 13%. Sin embargo, las repercusiones económicas de la pandemia han llevado a una pérdida de tres años de progreso, lo que significa que 30 millones menos de niños y niñas pudieron salir de la pobreza como se había previsto.

África Subsahariana enfrenta la carga más pesada, con el 40% de los niños y niñas viviendo bajo esa condición y la región ha experimentado el aumento más significativo, al pasar del 54,8% en 2013 al 71,1% en 2022.

Las crisis relacionadas con la COVID-19, conflictos y desastres climáticos han contribuido significativamente a este aumento alarmante. Por otro lado, todas las demás áreas han experimentado una disminución constante en las tasas de pobreza extrema, a excepción de Oriente Medio y África del Norte.

Es preocupante que los niños, que constituyen solo un tercio de la población mundial, representen más del 50% de las personas que persisten en pobreza extrema. Además, tienen más del doble de probabilidades que los adultos de vivir en hogares extremadamente pobres y de enfrentar la privación de alimentos, saneamiento, vivienda, atención médica y educación necesarios para prosperar.

La directora ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell, señaló la urgencia de la situación: “No podemos defraudar a estos niños y niñas ahora. Acabar con la pobreza infantil es una opción política. Hay que redoblar los esfuerzos para garantizar que todos tengan acceso a los servicios esenciales, como la educación, la nutrición, la atención sanitaria y la protección social”.  

El informe también destaca que los niños y niñas más vulnerables, como los que viven en entornos rurales y en hogares donde el jefe de familia tiene poca o ninguna formación, sufren considerablemente más los efectos. Uno de cada tres menores de  íses afectados por conflictos y fragilidad viven en hogares extremadamente pobres, en comparación con uno de cada diez en estados no frágiles.

Ante esta situación crítica, UNICEF y el Banco Mundial hacen un llamado urgente a los gobiernos y aliados para garantizar la atención continua, priorizar programas específicos, diseñar políticas públicas efectivas y diseñar programas de protección social inclusivos.

Este informe sirve como un recordatorio urgente de que no hay tiempo que perder en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, pues los niños y niñas deben ser la prioridad máxima en nuestros esfuerzos globales para construir un mundo más justo y equitativo para todos.

La Fundación HERGAR para la Investigación y Promoción Educativa forma parte, junto al CEF.- Centro de Estudios FinancierosCEF.- Santo Domingo y la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, del Grupo Educativo CEF.- UDIMA. Se trata de una organización de naturaleza fundacional, sin ánimo de lucro, creada para promocionar la investigación, así como el desarrollo tecnológico y la innovación en el ámbito educativo y empresarial. En cada una de las webs corporativas se informa de las formaciones académicas más adecuadas al interés de cada alumno.

¿Te interesa seguir formándote?

Solicita información sobre Maestrías Oficiales, Cursos o Diplomados aquí: 

Acepto y he leído la política de privacidad