La caída de las exportaciones de bienes, otro reto a superar para Latam y el Caribe

América Latina y el Caribe se enfrentan a una caída del 2% en el valor de sus exportaciones de bienes para este año 2023 recién finalizado, una cifra que refleja la debilidad de la actividad económica regional y que imponen nuevos retos para superar.

Por Sandra Madiedo Ruiz

Las perspectivas del comercio internacional de la región no eran esperanzadoras, según muestra el último informe presentado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) bajo el título de “Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe, 2023: Cambios Estructurales y Tendencias en el Comercio Mundial y Regional: Retos y Oportunidades”.

En medio de una economía mundial inestable, los países del área enfrentan numerosos retos con vistas a dinamizarse en busca de retomar el crecimiento.

Los especialistas de Cepal enfatizaron sobre la necesidad urgente de implementar políticas de desarrollo productivo para diversificar y sofisticar la canasta exportadora de la región. Estas deben incluir la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) en sectores estratégicos y la integración para generar escalas eficientes de producción y reducir la vulnerabilidad ante un entorno comercial global incierto.

El informe proyecta un aumento del 3% en el volumen de las exportaciones de bienes, pero esta cifra no será suficiente para compensar la disminución del 5% en los precios de los productos de exportación. Además, se espera una caída del 6% en el valor de las importaciones de bienes, algo que refleja la debilidad de la actividad económica regional, con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) proyectado de solo el 1,7% para 2023.

El organismo detalla que América del Sur y el Caribe serán las zonas más afectadas, con caídas del 5% y 6% respectivamente en el valor de sus exportaciones. En contraste, se espera que Centroamérica y México experimenten un aumento del 2% debido a su menor dependencia de las materias primas y una mayor vinculación con el mercado de Estados Unidos.

Además, el estudio apunta a un crecimiento proyectado del 12% en el valor de las exportaciones regionales de servicios en 2023, impulsadas principalmente por el turismo y los «servicios modernos», que incluyen servicios informáticos, financieros y empresariales suministrados digitalmente. Sin embargo, este se desacelera a medida que el turismo se acerca a los niveles prepandémicos.

La relación comercial de la región con China ha sido un punto destacado, pues en las últimas décadas, el comercio de bienes se ha multiplicado y el gigante asiático se ha convertido en el primer socio comercial de América del Sur. Sin embargo, este intercambio se basa principalmente en recursos naturales en bruto y manufacturas chinas, lo que ha llevado a una especialización primario-exportadora, especialmente en América del Sur.

El informe de la CEPAL enfatiza la necesidad de diversificar las exportaciones y sofisticar la oferta exportadora hacia China, centrándose en el sector alimentario como una oportunidad.  

En el ámbito de facilitación del comercio, se anima  mejorar la digitalización de los trámites y documentos comerciales. En este sentido, los 26 países de la región alcanzaron una tasa de implementación promedio del 71% en las principales medidas de facilitación del comercio, pero se reconoce que hay espacio para mejorar, especialmente en la interoperabilidad de las Ventanillas Únicas Electrónicas de Comercio Exterior (VUCE).

La diversificación de la oferta exportadora, la atracción de inversión extranjera y la mejora en la facilitación del comercio deben ser elementos clave en la estrategia de América Latina y el Caribe para superar las dificultades económicas y seguir siendo competitivos en el mercado global.

¿Te interesa seguir formándote?

Solicita información sobre Maestrías Oficiales, Cursos o Diplomados aquí: 

Acepto y he leído la política de privacidad