Invertir en la igualdad de género, clave para el crecimiento económico y la seguridad alimentaria

La inversión en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es una de las claves para lograr el crecimiento económico y la seguridad alimentaria.

Por Sandra Madiedo Ruiz

Los especialistas recalcan la importancia crítica de cerrar la brecha de género para promover el crecimiento económico, la seguridad alimentaria y mejorar las condiciones de vida, especialmente en las zonas rurales donde residen las personas más pobres del mundo.

Según el informe «La situación de las mujeres en los sistemas agroalimentarios de 2023» de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cerrar la brecha en la productividad agrícola y suprimir la diferencia salarial existente en los sistemas agroalimentarios podría aumentar el producto interno mundial en un 1%.

No es una cifra desdeñable, pues esto equivaldría a casi un millón de billones de dólares estadounidenses y podría reducir la inseguridad alimentaria global, beneficiando a 45 millones de personas más.

«Invertir en las mujeres es invertir en el desarrollo sostenible», dijo Gerardine Mukeshimana, Vicepresidenta del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). Destacó cómo esto no solo ayuda a erradicar la pobreza y la desigualdad, sino que también fortalece instituciones, economías y comunidades enteras.

Por otro lado, María Helena Semedo, Directora General Adjunta de la FAO, subrayó la importancia crucial de abordar la brecha de género en la financiación para lograr un desarrollo rural más inclusivo y equitativo.

El estudio indica que empoderar a las mujeres no solo beneficia a ellas mismas, sino que también tiene importantes impactos positivos en sus hogares y comunidades. Invertir en mujeres y niñas nutre comunidades enteras y es fundamental para combatir el hambre y la malnutrición.

A pesar de la urgencia y la importancia de esta inversión, el panorama actual revela una brecha significativa en la financiación dirigida a programas de igualdad de género.

Según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), solo el 4% de la ayuda bilateral se destina a programas con enfoque en la igualdad de género. Además, el déficit de financiación para alcanzar la igualdad de género asciende a unos 360,000 millones de dólares anuales en 48 países en desarrollo, según datos de la FAO de 2023.

Los sistemas agroalimentarios son una fuente crucial de ingresos para las mujeres en muchos países, especialmente en África Subsahariana y Asia Meridional. Sin embargo, enfrentan desafíos significativos debido a normas sociales discriminatorias y desigualdades sistémicas.

En las zonas rurales, las mujeres enfrentan un acceso limitado a activos e insumos agrícolas, lo que se traduce en una brecha de género en la productividad de las tierras. Además, ganan menos que los hombres en empleos agrícolas asalariados y son más vulnerables a los impactos del cambio climático, como olas de calor e inundaciones.

Cerrar la brecha de género en los sistemas agroalimentarios no solo es una cuestión de justicia, sino una inversión inteligente que puede impulsar el crecimiento económico, mejorar la seguridad alimentaria y promover un desarrollo sostenible y equitativo en todo el mundo.

La Fundación HERGAR para la Investigación y Promoción Educativa forma parte, junto al CEF.- Centro de Estudios FinancierosCEF.- Santo Domingo y la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, del Grupo Educativo CEF.- UDIMA. Se trata de una organización de naturaleza fundacional, sin ánimo de lucro, creada para promocionar la investigación, así como el desarrollo tecnológico y la innovación en el ámbito educativo y empresarial. En cada una de las webs corporativas se informa de las formaciones académicas más adecuadas al interés de cada alumno.

¿Te interesa seguir formándote?

Solicita información sobre Maestrías Oficiales, Cursos o Diplomados aquí: 

Acepto y he leído la política de privacidad